Deprecated: Function split() is deprecated in /www/jorgeabelardoramos1.com/htdocs/conexion.php on line 25

Deprecated: Function split() is deprecated in /www/jorgeabelardoramos1.com/htdocs/conexion.php on line 26
Una mirada al Supremo Dictador \\\ Seminarios \\\ Jorge Abelardo Ramos

facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 
 
 
 
10/2/1989 . Una mirada al Supremo Dictador por Jorge Abelardo Ramos


Los partidarios de la psiquiatría histórica lo habían considerado un objeto digno de estudio. Qué hermoso tipo de neurótico, pensaba el doctor José María Ramos Mejía en la década del noventa, al examinar con su lupa positivista al Supremo Dictador. Ya Thomas Carlyle le había consagrado un libro famoso e insig­nificante. Para un inglés del siglo XIX, todos los hispanoamerica­nos, y en particular sus enigmáticos dictadores, eran seres que vivían en estado de naturaleza. Había que estudiarlos para servir a la ciencia. Hasta Roberto Cunninghame Graham, que era un criollazo enamorado de nuestra llanura, incurrió en la debilidad de escribir otro libro sobre José Gaspar Rodríguez de Francia. Excu­sará el lector la arrogancia de citarme a mí mismo.
"¡Triste destino el de América Latina! Grandes espíritus que entendían el mundo moderno, como el viejo Cunninghame, que fue socialista, partidario de la independencia de Irlanda y que siendo de origen noble se hizo abrir la cabeza en Trafalgar Square por defender a los obreros, en relación con la América española sólo amaba sus caballos, sus pampas y su paisaje. S610 la amaba como naturaleza, pero no podía entenderla como sociedad. Otros ingleses menos artistas que él, habían hecho lo posible para que la América mutilada fuera indescifrable."(1)
El propio Bolívar se irritaba contra el doctor Francia (y con razón), por la obstinación con que el dictador del Paraguay se oponía a toda participación paraguaya fuera de su territorio. Esa fortaleza amurallada, cuyo símbolo fuera El Paraguayo Indepen­diente, como se llamaría luego el periódico de los López, herederos de la República del Supremo Dictador, era algo monstruoso, y al mismo tiempo algo digno de admiración. La colección de apasionantes documentos de la época de Francia, laboriosamente reunidos y seleccionados por el doctor José Antonio Vázquez, (2) nos aproximará hacia una de las figuras más notables de la historia hispanoamericana. Pero dichos documentos no pueden decirnos todo.
Al fin y al cabo, y desechando las inocentes pesquisas científicas fundadas en las "neurosis de los hombres célebres" de los tiempos ele Ramos Mejía, ¿quién era el doctor Francia? ¿Cuál era el origen del poder que le permitió gobernar treinta años? ¿Cuáles eran sus ideas políticas?
En esta breve nota sólo recordaremos que la misantropía del Supremo Dictador era la personificación psicológica de un hecho político que ni el Dr. Francia ni el Paraguay habían buscado. Los intereses de la burguesía porteña de Buenos Aires le dictaban su conducta: abandonar a su suerte el destino de la Patria Grande que habían concebido Artigas, San Martín y Bolívar. Buenos Aires sólo aspiraba a conservar la hegemonía de la Aduana y monopo­lizar el tráfico del comercio internacional en sus manos. La gran provincia había usurpado los derechos de las restantes del virreinato al desaparecer el Rey de España. En lugar de organizar la Nación, disponiendo para ella de las rentas aduaneras del mejor puerto, el grupo porteño y bonaerense declaró de su exclusiva propiedad la ciudad, la pradera y el puerto. Como decía Alberdi, esa Aduana era la fuente del Tesoro y del Crédito Público en la época. Con esa alcancía, que llenaban todos los argentinos y administraban para sí solamente los porteños, el comercio de las provincias del Litoral y del Paraguay quedaba estrangulado. Por tal causa la oligarqufa de Buenos Aires puso precio a la cabeza de Artigas, Protector de los Pueblos Libres y el más grande caudillo popular de que haya memoria en la América del Sur.
Se tendrá presente que Artigas no fue tan sólo jefe de una provincia, como sus infieles lugartenientes Ramírez de Entre Ríos y López de Santa Fe, o el famoso estanciero Juan Manuel de Rosas, sino que se propuso confederar a la vasta heredad hispanocriolla en una Nación: fue un revolucionario agrario, un proteccionista industrial y fue un soldado de la unidad rioplatense. Esa misma oligarquía determinó el enclaustramiento del Paraguay, ...continua



Página 1 de 3

 
 
Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego
Rodríguez Peña 356 - CP (C1020ADH) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - Teléfono: +54 11 4371 6226