facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 
 
 
 
2/6/1959 . Entrevista a J. A. Ramos sobre la situación política en 1959 por Carlos Strasser


do al de la Unesco, de género híbrido, bancario e interalimenticio, de conferencia de expertos, un internacionalismo muy al gusto del o1isteo panamericano o ginebrino. La lucha por la independencia nacional de América latina los dejaba indiferentes, y sólo veían la barbarie y los golpes militares nacidos del atraso a que somete nuestros pueblos la férula imperialista. El "militarismo sudamericano" les daba náuseas. Como en épocas de bonanza la burguesía europea había logrado someter sus ejércitos al control del poder civil, aquellos sólo eran empleados para conquistar mercados coloniales o disputarse a cañonazos el reparto del mundo. La política interior quedaba para uso exclusivo de los abogados. Pero en América latina los militares hacían de políticos y los abogados socialistas sólo veían en sus excesos alguna tara exclusivamente vernácula. Lo que se les escapaba por completo era que el ejército en América latina era uno de los pocos organismos centralizados y frecuentemente ocupaba el lugar de una burguesía nativa inexistente para defender el país, con éxito variable, de la expoliación extranjera. Los socialistas europeos de Juan B. Justo rechazaban esta injerencia militar en los asuntos públicos con todas sus fuerzas y la historia pasaba a su lado sin mirarlos.

Partido metropolitano de consumidores, toda su política careció de grandeza y volvió sus espaldas al porvenir, traicionando a un marxismo que jamás comprendieron y a un país que les era profundamente extraño. Porque es bueno decirlo de una vez por todas: el Partido Socialista de Juan B. Justo ni fue marxista, ni fue argentino. Y no se puede ser lo uno sin ser lo otro, ya que el revolucionario debe ser hijo de su tiempo e intérprete de su tierra si es que desea remodelar la sociedad en que vive y ser actor de su historia. Todo lo demás es charamusca, humo teórico, y macaneo osa de profesores, que tanto abundan y de tontos solemnes que manipulan traducciones innobles de Nicolás Lenin.

Somos socialistas revolucionarios en tanto somos argentinos y latinoamericanos del siglo xx, que es el siglo de la irrupción de las masas en la creación de sus propios destinos. Esta afirmación de lo nacional no entraña contradicción alguna con las ideas generales del marxismo, sino que constituyen su ratificación más diáfana, porque el socialismo no germina ni puede triunfar sino en las condiciones específicas heredadas del pasado. La correlación de las tareas socialistas con las tareas democráticas en el proceso revolucionario sólo podrá ser fijada por la lucha misma, por el desarrollo económico del país y por la madurez política de las masas. Establecer a priori una abstracción estratégica de índole puramente "socialista", como lo hace el socialismo amarillo de Juan B. Justo y de algunos superinternacionalistas, no significa otra cosa que dejar al imperialismo la iniciativa y el control de la historia actual. Resulta sugestiva esta coincidencia entre Juan B. Justo y las sectas "ultraizquierdistas" de variado pelaje sobre el carácter "capitalista" puro de la Argentina y América latina, enunciación de la que se infieren importantes conclusiones tácticas, entre otras, la subestimación de las tareas democráticas y nacionales en el proceso revolucionario. Ninguna de estas sectas que hoy proliferan emplea la expresión "revolución nacional", llave maestra en la lucha revolucionaria por la liberación y unificación latinoamericana. Como ejemplo terminológico, diremos que algunos de estos teóricos formados bajo los efluvios de instituciones tan respetables como la UNESCO, pretenden destilar penosamente sus generalidades alrededor de la "integración mundial del capitalismo" antes que preocuparse de la integración nacional de América latina.

El destino ulterior del Partido Socialista ha sido bastante melancólico. De su seno brotaron sistemáticamente, más o menos cada diez años, inevitables "tendencias de "izquierda". Todas pretendían "retornar a Marx", sin pasar por América latina; co...continua



Página 3 de 15

 
 
Instituto del Pensamiento Nacional Latinoamericano
Piedras 1326, C.A.B.A., Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina, Mercosur.