facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 
 
 
 
2/4/1964 . Carlos Marx por Jorge Abelardo Ramos


el investigador de los textos del Marx sobre las artes es el de intentar fundar sobre ellos disposiciones cannicas de carcter obligatorio, es decir, antimarxistas. En cuanto al arte, Marx no se propuso codificar ninguna de sus inclinaciones personales, pero su mtodo permite inteligir los complejos problemas artsticos. Este mtodo consiste en estudiar las relaciones, inmediatas o remotas, entre la estructura de la vida social y sus manifestaciones estticas. Marx seal en sus escritos las dificultades de esa tarea y la resistencia de las escuelas tradicionales a destruir con el espritu profano la santidad que envolva al producto artstico. Tambin observ los ritmos desiguales en la evolucin de las diferentes artes y la discontinuidad entre la creacin esttica global con el proceso histrico.
Sus observaciones sobre el arte griego permanecen como un verdadero modelo del gnero. Fundado en la mitologa, este arte habra sido inconcebible en la era del ferrocarril o del pararrayos: Toda mitologa domina y maneja las fuerzas de la naturaleza, en la imaginacin y por la imaginacin: desaparece cuando se logra realmente dominarla... Es posible Aquiles con la plvora y el plomo? O, en general, es posible la Ilada con la prensa y la mquina de imprimir? (4)
Retomando la idea hegeliana de que el arte griego es algo que pertenece definitivamente al pasado, Marx la concreta histricamente. Para Marx la dificultad no consiste en comprender que el arte griego y la epopeya estn ligadas a cierta forma de desenvolvimiento social. Lo realmente difcil es llegar a comprender por qu ellos pueden procurarnos todava goces estticos y que puedan ser considerados como modelos inimitables. Un hombre no puede volverse nio sin recaer en la infancia, escribe. Pero no se complace ante la inocencia de un nio y no debe aspirar l mismo a reproducir, en un nivel superior, su verdad? Es que, en la naturaleza infantil, el carcter propio de cada poca no revive en su verdad natural? Por qu la infancia social de la humanidad, en el instante ms hermoso de su desarrollo, como fase que ya no retornar, no ejercera un eterno atractivo? Hay nios mal educados y nios precoces. Muchos pueblos antiguos pertenecen a esta categora. Los griegos eran nios normales. La atraccin que su arte tiene para nosotros no est en contradiccin con el dbil desenvolvimiento de la sociedad donde l ha nacido. Es ms bien su resultado: est ligado indisolublemente al hecho de que las condiciones sociales inconclusas en que este arte ha nacido y en que solamente poda nacer, no podrn retornar jams. (5)
Pero no solo el arte griego era incompatible con el prosaico mundo instaurado por la burguesa, sino que la misma produccin capitalista era hostil a la poesa y las artes. Los tericos de la supremaca burguesa, envanecidos por su triunfo irresistible, suponan que con el capitalismo la humanidad haba ingresado a un perodo de progreso sin trmino, no solo en las tcnicas de produccin sino en la produccin del espritu. Si desde que la humanidad emergi del comunismo de la gens la idea dominante consista en que la dicha era cosa del pasado y que la edad de oro estaba atrs, el concepto del progreso sin lmites pertenece al siglo XVIII (6), es una idea burguesa. Marx observaba irnicamente ante la burguesa insoberbecida: Puesto que hemos sobrepasado a los antiguos en todo lo que se refiere a la mecnica, etc., por qu no hemos de ser capaces de escribir un poema pico? Y as es como Voltaire escribe su Honriade, para no ser menos que el autor de la Ilada! (7)".

De ese perodo paglossiano hemos salido hace mucho. Al optimismo burgus del siglo XVIII le ha sucedido un pesimismo no menos injustificado. Pues as como en sus comienzos la burguesa pretenda identificar su poder con los intereses de la humanidad en general, en su decadencia extiende el porvenir de su propia ruina a todo el gnero humano. Tampoco el arte se exime de percibir el esp...continua



Página 2 de 17

 
 
Instituto del Pensamiento Nacional Latinoamericano
Piedras 1326, C.A.B.A., Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina, Mercosur.