facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 
 
 
 
2/4/1964 . Carlos Marx por Jorge Abelardo Ramos


os una hora decisiva en la historia del mundo y sera inconcebible que el arte tuviera la oportunidad de refugiarse, como en perodos ms serenos, en su marfilnea torre, ms ilusoria que nunca. Aprisionado por la sociedad burguesa, sofocado por la burocracia, el arte de esta poca slo podr salvarse, como la civilizacin misma, por el triunfo de la revolucin. Pero la garanta primera de su renacimiento, ser su libre autodeterminacin. Con las prisiones, sern abiertos los archivos soviticos. La jaula griscea o urea del arte en la patria de Lenn ser tambin destruida por el poderoso, despertar revolucionario del proletariado ruso. Esta conviccin no abandon jams al propio Trotsky, En las ltimas pginas de Literatura y Revolucin descorre el velo del porvenir socialista de la humanidad en una hermosa profeca, rara vez escrita en la literatura revolucionaria. Su visin del hombre liberado est lejos de ser quimrica. Tan slo filisteos incurables se alzarn de hombros ante esa perspectiva dinmica de un gnero humano emancipado de la necesidad e impelido por las nuevas fuerzas de las ciencias y las artes. Malraux le solicit un da a Trotsky su juicio sobre la muerte. El viejo revolucionario tena algo que decir sobre ese tema, con sus hijos asesinados, y la generacin de Octubre aniquilada por Stalin en los procesos de Mosc. Sin embargo, saba distinguir como nadie entre el efmero presente y los plazos histricos. Contest la pregunta en estos trminos: La muerte es un producto del uso. De un lad

Jorge Abelardo Ramos
Prlogo al libro de Len Trotsky Literatura y Revolucin, Jorge lvarez, Editor, Bs. As. 1964


Página 17 de 17

 
 
Instituto del Pensamiento Nacional Latinoamericano
Piedras 1326, C.A.B.A., Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina, Mercosur.