Deprecated: Function split() is deprecated in /www/jorgeabelardoramos1.com/htdocs/conexion.php on line 25

Deprecated: Function split() is deprecated in /www/jorgeabelardoramos1.com/htdocs/conexion.php on line 26
Julio Argentino Roca por Pablo Carvallo (Jorge Abelardo Ramos) \\\ Documentos \\\ Jorge Abelardo Ramos

facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 
 
 
 
1/4/1952 . Julio Argentino Roca por Pablo Carvallo (Jorge Abelardo Ramos)


Por Pablo Carvallo - Pars, abril 1952
Positivismo y Educacin en la era de Roca

El conquistador del Desierto tena 54 aos al comenzar su segunda presidencia. Su figura se haba redondeado; la mirada era siempre serena, teida de irona. La calva precoz y los escasos cabellos blancos aadan gravedad a la juvenil estampa del general, que haba tenido en un puo a la Repblica durante las ltimas dos dcadas. Haca veinte aos haba entrado a la orgullosa ciudad con cuarenta mil soldados de lnea; con ese acto haba decapitado la hegemona portuaria, y puesto fin a la dominacin del partido mitrista.
Despus de vencer al mitrismo, negoci con l; pues el partido porteo posea en la Capital lo que Roca jams logr conquistar: la popularidad de una clientela cada vez ms cosmopolita. Roca finga consultar a Mitre en cada ocasin trascendente; en realidad, sondeaba el estado de nimo de Buenos Aires, que lo mir siempre con recelo. Roca haca lo que en esos tiempos llamse gobierno de opinin. Unos pocos miles de argentinos votaban en las elecciones; el resto eran extranjeros, que constituan la mayora adulta de la poblacin. Durante los ltimos gobiernos del rgimen, antes de Irigoyen, la lucha poltica realizbase entre argentinos, fueran stos mitristas o roquistas. Slo con la segunda generacin de hijos de inmigrantes se abrirn las puertas de la libertad electoral. Irigoyen dar la frmula, que no slo era democrtica, sino tambin nacional e integradora.
El mundo, entre tanto, haba modificado profundamente su fisonoma. La era del imperialismo viva su turbulenta juventud. Kipling haba cantado: Tenemos los hombres, tenemos los barcos y tenemos el dinero tambin. El reparto de las colonias y las disputas de las grandes potencias se lean en los diarios de Buenos Aires. El Transvaal y el Lago Victoria, Sudn y Egipto, China y Nigeria todo Asia y todo frica eran meticulosamente saqueados por la civilizacin. Los ensayistas indagaban sobre el genio racial del hombre blanco, capaz de realizar tales proezas: Es necesario que el negro sepa que la nacin que se ha instalado como duea en medio de sus sbanas y de sus bosques es ms fuerte, ms poderosa, ms gloriosa que sus antiguos amos(1).
Gobineau conceptuaba al ario como el tipo aristocrtico de la raza humana; Carlyle y Kipling sealaban al sajn como el nico creador de la historia. El peligro amarillo se convierte en el tema favorito de los imperialistas blancos. Ingleses, franceses y alemanes compiten en atribuir a sus respectivos pases la funcin de soldados de una nueva cruzada en los territorios del mundo excntrico. El joven imperialismo norteamericano acude jadeante a la sublime competencia: Hemos alcanzado ya tal grado de desarrollo industrial que para asegurar la venta de nuestro excedente de productos, nos es preciso abrirles nuevos caminos, dice sin poesa el Presidente Mac Kinley (2). Teodoro Roosevelt, cnico y rapaz, declara: La guerra es lo nico que nos permite adquirir estas cualidades viriles, necesarias para triunfar en la lucha sin cuartel de la vida actual (3). Rubn Daro, el nicaragense, contesta al perro de presa con lo nico que en aquella poca, antes de Sandino y de Fidel Castro, podan responder, los latinoamericanos:

Tened cuidado. Vive la Amrica Espaola!
Hay mil cachorros sueltos del Len Espaol!
Se necesitara, Roosevelt, ser por Dios mismo,
el Riflero terrible y el fuerte cazador,
para poder tenernos en vuestras frreas garras.
Y, pues, contis con todo; falta una cosa: Dios! (4)

El hambre se volva una institucin en la India (5). Comenzaban las intrigas norteamericanas para obtener del Senado de Colombia la concesin en la provincia de Panam y construir un canal. Se ponan de moda las virtudes raciales: los cruzamientos borran las mejores cualidades (6); caan los ms clidos elogios sobre el dolicocfalo imperialista y codicioso (7). El affaire Dreyfus en Francia haba replanteado con furor antes desconocido la cuestin juda en Europa. La tolerancia ce...continua



Página 1 de 8

 
 
Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego
Rodríguez Peña 356 - CP (C1020ADH) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - Teléfono: +54 11 4371 6226