facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 
 
 
 
7/5/1993 . Félix Luna por Jorge Abelardo Ramos


Neo académico embustero y embrollón

A los académicos corrientes les incomoda meterse con la historia contemporánea. Prefieren las monografías mas o menos remotas, aspectos parciales de un periodo definido, estudios e investigaciones lo mas alejadas posible de los procesos próximos. Dice que lo hacen para tomar distancia y mantener la objetividad científica. Pero son puras macanas, si se me permite el uso de un término que el uso ha sancionado. Temen complicarse la vida con los acontecimientos cercanos y mostrar la cara. Esto no ocurre con Luna. Su especialidad es la historia de una o dos generaciones atrás y su doctrina es la de un antiperonismo que no disimula jamás. Ningún historiador "serio", tan gorila como Luna, se atrevería a meterse en tales honduras. Pero todos los académicos se relamen con los relatos de este riojano vendido a los por- teños. En tiempos de Vélez Sarsfield y de Sarmiento, se llamaba a los provincianos entregados a la causa del Puerto, los "alquilones".- Luna, por su propio esfuerzo, ha logrado ocupar un lugar destacado entre los "alquilones" y se lo premia por ello. El propio Luna ha dicho que su tarea ha sido realizar un periodismo histórico de divulgación. Cabe preguntarse que es lo que ha divulgado. No solo en sus libros, sino ante todo en las colecciones de fascículos de gran circulación, editados por empresarios atentos al lucro, mas que a la verdad, en particular la "Historia gráfica de la Argentina contemporánea", puede advertirse la desfiguración sistemática del período correspondiente a los gobiernos de Perón. Luna ha servido con admirable docilidad a los grandes patrones de la historia oligárquica y a los consumidores banales de las clases medias semi-letradas. No me detendré en detalles sobre esta grosera patraña de gran tiraje. Solo recordaré que cuando Alcides Arguedas publicó su "Historia General de Bolivia", por cuenta y orden de Simón Patiño, el sangriento magnate de la minería boliviana, el gran poeta Franz Tamayo escribió un artículo que comenzaba así: "Tu Historia son historias". Refiriéndose a historiadores locales semejantes, Jauretche los calificó alguna vez con una de sus características ocurrencias: "historiadores con cama adentro". Tales ejemplos vienen a mi memoria al hojear un libro de Félix Luna titulado "Breve historia del pueblo argentino". Me llamó la atención la parte de verdad contenida en el título. En efecto, es breve. En cuanto al resto nadie podría apropiarse de las ideas históricas de Luna. No existen, si entendemos por ellas una percepción inteligible del proceso que han vivido los argentinos hasta el presente. Domina en el texto una melodía que recuerda a Mitre, a Levene, a Grosso, a Halperin Donghi y a los más recientes autores de manuales del bachillerato. La doctrina del liberalismo portuario, y un amargo rencor contra Perón y el peronismo, así como una ansiosa disposición a resultar grato a "La Nación", distinguen el volumen, liso y yerto, sin aristas, propio de la prosa del autor, y apto para el gusto poco refinado del pequeño burgués deshidratado de esta época. Se me perdonará tan extenso introito. Pero el lector debe saber que me hubiera ocupado del libro, ( carece de sustancia, como leche de burra, de no haber encontrado por azar una referencia difamatoria que me toca y que reitera otras destiladas por la pluma indiestra de Luna en anteriores ocasiones. Este autor no despertó nunca mi atención, excepto como recolector de anécdotas un tanto escabrosas de la vida íntima de Roca, de Farrell o de Alvear, que prestan color a cualquier historia verdadera, aunque no la sustituyen. Mas bien valoro a Luna como autor de excelentes letras para la música de Ariel Ramírez. Creo que es su verdadero oficio. Es penoso que haya trasladado a la historia su vocación cantora, lo que puede entenderse si se recuerda a Oscar Wilde cuando decía que el arte es una mentira, que no puede ni debe reflejar la realidad como un espejo, sino concebir otra realidad. Precisamente es lo que hace Luna cuando se propone escri...continua



Página 1 de 3

 
 
Instituto del Pensamiento Nacional Latinoamericano
Piedras 1326, C.A.B.A., Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina, Mercosur.