facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 
 
 
 
18/8/2005 . Galasso ataca a Jorge Abelardo Ramos. Respuesta de Daniel V. González por Norberto Galasso y respuesta de Daniel V. Gonzalez


Daniel V. Gonzalez dice:
"Claro que no me atrevo a arriesgar ninguna hipótesis acerca de los motivos por los cuales Galasso paga tan mal la decisiva influencia de Ramos en su pensamiento y su obra. Para mí resulta inexplicable aunque cierto es que Pierre Menard (el personaje creado por Borges, empeñado en reescribir el Quijote) también mira a con cierto desdén la obra de Cervantes. De todos modos, prefiero inclinarme a pensar que tanto encarnizamiento quizá sea un modo tímido y disimulado de la admiración. Nada más que simple amor a lo que vuela....

De militancia anarquista en su adolescencia estudiantil, Ramos pasa al marxismo bajo la influencia de Adolfo Perelman, uno de los integrantes de “Frente Obrero”.
Pero, hacia 1945, toma su propio camino lanzando la revista Octubre N° 1, producto de una alianza con sectores del trotskismo caracterizados por su incomprensión de la cuestión nacional. Así, Ramos no alcanza a comprender la importancia de los sucesos ocurridos el 17 de octubre de 1945: “El coronel Perón explota en su provecho esa política traidora del stalinismo y consigue arrastrar a algunos sectores obreros políticamente atrasados detrás de su aventura demagógica. Cuando finalmente es expulsado del poder por Campo de Mayo, cuya oficialidad comprende que la situación del Ejército se ha vuelto difícil, Perón moviliza a esos sectores obreros, incluidos los trabajadores de la carne (que dan la espalda al stalinismo por sus reiteradas traiciones) y con la ayuda de la burocracia estatal y la policía los lanza a la calle en una demostración de fuerza. El Ejército, impresionado por el gabinete oligárquico proyectado por el Dr. A. Alvarez y por las demostraciones peronistas, teme represalias y un regreso directo al 3 de junio. Entonces, se plantea una transacción entre las distintas tendencias militares y se forma un gobierno ‘neutral’: manos libres a Perón para presentar su candidatura con la benevolencia del aparato oficial y garantía de comicios libres que presuntivamente devolverán al Ejército el prestigio perdido. Mientras las fracciones militares se tiran el poder entre ellas como una pelota, el proletariado permanece quieto y callado y como quería el coronel, ‘va del trabajo a casa’.”
Hacia fines de 1946, Ramos sella un acuerdo con “Frente Obrero” y revisa su posición. Al publicar el N° 2 de Octubre, señala, con el entusiasmo surgido de una mala conciencia, que tanto “Frente Obrero” como Octubre reconocieron la importancia del emergente peronismo en aquellos días decisivos del ’45, afirmación que no condice con lo publicado un año atrás en Octubre N° 1.
Esa vinculación de Ramos con “Frente Obrero” lo conduce a participar de las ricas polémicas internas del grupo, en esa “militancia hacia adentro” que estiman la única posible, dado el decisivo y abrumador vuelco de los trabajadores hacia el peronismo. Como resultado de esos debates, Ramos juzga –en 1949- que se encuentra en condiciones como para abordar, desde el marxismo, una interpretación de la historia argentina. Así nace América Latina, un país. Su historia, su economía, su revolución (Ediciones Octubre, 1949).

Este libro se singulariza porque, hasta ese momento, la interpretación de nuestra historia abordada desde las diversas variantes de la izquierda ha respetado sucesos y próceres de la Historia Oficial, aunque a través de una fraseología materialista dialéctica (lo que se ha denominado “mitromarxismo”). En cambio, se trata, ahora, de un ensayo que disiente con la Historia Oficial, en nombre del marxismo. Sin embargo este cuestionamiento se realiza desde una posición extremadamente influida por el revisionismo nacionalista.
Al igual que los nacionalistas –pero en nombre del marxismo- Ramos se limita a cambiar el signo de valor de los próceres y antipróceres de lo cual resultan un Moreno y un Belgrano “nutridos del librecambismo británico y cuya política fue antinacional por excelencia” (pág. 73) y un Rosas “que permitió de hecho un desarrollo autónomo de la economía argentina” (pág. 92). El nacionalismo de América Latina, un país se comprueba, especialmente, por su abominación de todo liberalismo, descartando una posición democrática nacional: “La Revolución Francesa, fundamental y fecunda para la lucha contra el feudalismo europeo antihistórico, resultó funesta para la evolución latinoamericana”.
Estas posiciones provocan el entusiasmo de Manuel Gálvez, quien felicita a Ramos en una carta donde le anuncia que ha colocado un ejemplar del libro en la biblioteca del Jockey Club para que sus socios pueda...continua



Página 1 de 9

 
 
Centro Documental Jorge Abelardo Ramos - C. A. de Buenos Aires, Argentina, UNASUR