Deprecated: Function split() is deprecated in /www/jorgeabelardoramos1.com/htdocs/conexion.php on line 25

Deprecated: Function split() is deprecated in /www/jorgeabelardoramos1.com/htdocs/conexion.php on line 26
Sobre Raúl Gonzalez Tuñon por Jorge Abelardo Ramos \\\ Cartas \\\ Jorge Abelardo Ramos

facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 
 
 
 
25/8/1973 . Sobre Raúl Gonzalez Tuñon por Jorge Abelardo Ramos


Sobre Raúl Gonzalez Tuñon

En el último número de “Cuestionario”, Raúl González Tuñón narra una autobiografía que el lector puede juzgar por sí mismo. En una parte de ella puede leerse lo siguiente, referido a la guerra civil española:
“Claro que después hubo gente como Barea que dijo que muchos habían ido a tomar manzanilla en la retaguardia. Abelardo Ramos también se hace eco de esta calumnia. Esto trae el asunto de mi escrito contra Trotsky. Yo ataqué cruelmente a Trotsky porque lo consideraba un provocador: conocía sus artículos en las revistas más reaccionarias de Austria, de Holanda, de Copenhague; no contra Stalin sino contra la Revolución Rusa. Conocía su campaña –de él y los trotskystas- que contribuyeron al suicidio de Maiacovsky (decían que la poesía revolucionaria de él ya no se comprendía). Eso, unido a una neuritis muy aguda y a un amor imposible, hizo que Maiacovsky se pegara un tiro. Eso no quiere decir que yo deseara la muerte de Trotsky, así como murió, con un pico de hielo; pero no me retracto de lo que escribí aunque ahora lo pueda considerar exagerado. El canallesco Abelardo Ramos, en el fondo me hizo un favor, atancándome; hay que volver a leer sus artículos en Democracia que escribía bajo el seudónimo de Víctor Almagro... esas cosas lamentables. (Por algo no ponía el nombre). O la defensa innoble de un miembro del FIP, preso por la ley de Onganía, diciendo que esa ley anticomunista estaba mal aplicada porque el FIP no tenía nada que ver con el comunismo...”
Hace casi exactamente 33 años, el 20 de agosto de 1940, un agente de los servicios secretos de Stalin, asesinó a León Trotsky, organizador de la Insurrección de Octubre y fundador del Ejército Rojo. El señor González Tuñón escribió con ese motivo la siguiente página:
“Sobre el cadáver de León Trotsky: en Coyoacán, palacete campestre pagado por el dinero norteamericano, ha muerto León Trotsky, literato notable, hombre pequeño y traidor del Partido Comunista y de la Unión Soviética. Nunca fue antifascista como nosotros lo fuimos –y lo somos- recordad, camaradas, los terribles años. Estaba inquieto últimamente porque mientras los imperialismos se desangran la Unión Soviética construye avión tras tanque día a día... En la radio de Ámsterdam por diez mil dólares –en los años terribles- dirigió al “New York Times” un mensaje –él, el hombre de la ‘revolución permanente’- delatando y calumniando a sus viejos camaradas del Partido... Dijo al “Plan Quinquenal”: “No...” y el Plan Quinquenal... vosotros lo sabéis... Hoy que la prensa reaccionaria del mundo canta loas a su pobre cadáver de viejo resentido arrojándole la final paletada de tierra de ignominia, como se agranda la figura de Lenin cuya memoria fue escupida por los que hoy exaltan al Traidor, y cómo, cómo se agranda la figura de Stalin, el fantasma del fascismo y del imperialismo, la expresión suprema de nuestra causa y de nuestro Partido. .. Atrás, pequeño hombre. La tierra generosa hará con tus cenizas lo que hace con las cenizas de todos los hombres: algo útil a la tierra. Recién ahora tu carne torturada de envidia y fiebre oscura, tendrá un sentido, una función, pero los pueblos y el Partido no olvidarán que hubo un traidor... Atrás, pequeña sombra de lúcida maldad. Silencio sobre la tumba del pobre León Trotsky, cuidador de conejos, esposo y padre... Que su ceniza tenga paz, pero no su memoria”. (1)
Al describir la “década infame” y la degradación del intelectual rosa, escribí en mi historia de la Argentina (Volumen V), lo que va a leerse:
“Eran los días de esplendor del Hombre Stalinista, ese híbrido singular de liberal y rusófilo formado a la sombra del gran puerto cosmopolita. Su psicología se alimentaba de dos elementos indestructibles: el odio a las revoluciones vivas del presente y la adulación a los Estados sólidos nacidos de revoluciones remotas. Cabe agregar que el stalinismo no reclutaba prosélitos entre los rebeldes sino entre los sometidos. Esta selección era completamente natural. Por lo demás, su predilecc...continua



Página 1 de 3

 
 
Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego
Rodríguez Peña 356 - CP (C1020ADH) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - Teléfono: +54 11 4371 6226