facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 
 
 
 


22/1/1952 . LAS NACIONES UNIDAS POR DENTRO por Victor Almagro

En Tierras Remotas los Hombre se Matan: en la UN se Conversa

EXCLUSIVO

PARIS- (De nuestro enviado especial).- El presidente Wilson tenia un rostro de pastor torturado por las duchas fras. Fue un reconocido experto en mensajes evanglicos y el dios universal de los gerentes. Una noche de insomnio sinti descender sobre su frente el soplo de una divina inspiracin. De ese insomnio surgi el ms completo soporfero que se conoce en la historia de la diplomacia: La Sociedad de las Naciones.
El intermedio entre las dos guerras mundiales fue escenario de las sesiones ginebrinas, en las que Gran Bretaa, con la manera de un brujo corts, escondi a los pases pequeos toda posibilidad de hacerse or. La Sociedad del las Naciones desapareci en el huracn de la segunda guerra imperialista y arrastr en su cada no solo al imponente imperio britnico (deslumbrante ejemplo de vencedor vencido por un aliado), sino a otros mitos menos substanciosos. Se supona que la experiencia inaugurada al azar por Wilson ofreca una buena leccin de la inoperancia de ciertas conferencias permanentes. Pero los norteamericanos no se han destacado precisamente por meditar la filosofa de la historia.
Con el cndido arrojo que los caracteriza arrostraron la irona del mundo fundado en los comienzos de la guerra fra una nueva organizacin internacional, el ltimo modelo, la definitiva, la que acabara con todas las guerras. Bonita msica, solo que un poco vieja.

La UN viaja a Pars

Los discursos de Acheson poseen la ventaja de su transparencia. Las oraciones de Wilson, en cambio, nutrida de vaguedades planetarias, impacientaban al tigre Clemenceau, ungido de la claridad del mtodo cartesiano. Los juegos verbales de Wishinsky- el mejor nmero de variet para los corresponsales que no entienden de poltica- evocan bajo su furia aparente el profundo temor de la burocracia sovitica a una nueva guerra.
La instalacin del actual perodo de sesiones de las naciones Unidas en el palacio de Chaillot- que normalmente cobija media docena de museos- ofrece un smbolo maligno sobre sus resultados. La secretaria de la UN ha invertido muchos miles de dlares en levantar una estructura provisoria para alojar a los numerosos servicios administrativos de la entidad durante dos meses. Frente a la UN se eleva la mole de hierro de la Torre de Eiffel, que vigile en silencio. Los coches de lujos van y vienen incesantemente y las luces encendidas en las distintas plantas de la UN ofrecen una vidriera astral cuando cae la noche.

3.200 corresponsales extranjeros

En este microcosmo que es la UN, donde tanta importancia posee su bar como su comisin poltica, el periodismo mundial tiene una nutrida representacin. Ms de 3.200 corresponsales estn acreditados en las Naciones Unidas, aunque no todos ellos concurren a sus sesiones. Pero un pblico realmente extico en los conflictos de la poltica mundial asiste regularmente a los actos corrientes de la vida en la UN.
Condesas emergidas en Cristian Dior - el ms caro modisto de Paris-, curiosos con habanos encendidos, agentes del trfico internacional de armas o divisas, postulantes de distintas categoras, todos ellos concurren a la UN como a una batalla teatral. Los comentarios de los asiduos no remontan a gran altura. Las damas se admiran de la elegancia de Acheson o del encanto de Mr. Eden; los funcionarios se indignan del alto costo de vida en Pars (Ya no se puede vivir: una botella de champaa cuesta 5.000 francos!) y los periodistas aluden al ltimo escndalo de X. tambin se advierten personajes desconocidos, que no frecuentan el bar ni hablan con los diplomticos. Son miembros de delegaciones tunecinas o de alguna organizacin pacifista (stalinista o liberal de las que quedan), que abundan por las salas atestadas para entregar algn memorial que correr seguramente el obscuro destino de los archivos.

Al terminar la sesin

Los violentos debates de la maana han concluido. Acheson se acerca a conversar con Eden, envuelto en ...continua



Página 1 de 2

 
 
Instituto del Pensamiento Nacional Latinoamericano
Piedras 1326, C.A.B.A., Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina, Mercosur.